Belo Horizonte, La joven metrópoli precursora de la planificación urbana brasilera sorprende a todos con su unión armoniosa entre ciudad jardín y centro urbano de vanguardia. Fundada en 1897, Belo Horizonte fue la primera ciudad moderna planeada con el objetivo de tornarse una de las principales capitales brasileras del siglo XX. En los cuatro años que tardó para diseñar la nueva capital, el equipo liderado por el Ing. Aarão Reis siempre mantuvo entre sus principales características de proyecto – inspirado en ciudades como Paris y Washington – la definición de tres áreas distintas: central, suburbana y rural – marcada por una transición clara y permeada con mucho verde y espacios públicos. Actualmente, a pesar de haber suplantado en más de 20 veces su horizonte poblacional de proyecto, el legado de esta convivencia entre el “verde” y lo “urbano” es parte de la rutina de sus habitantes y encanta visitantes que cada vez más eligen la ciudad como base para realización de negocios y paseos de esparcimiento.

En este sentido la capital minera se ha destacado como referencia en Turismo de Negocios y Eventos, y el redescubrimiento de esta vocación permite su desarrollo cada vez más dinámico, debido a su capacidad de generación de empleo e ingresos. Entre los factores que componen el diferencial competitivo de Belo Horizonte están su área de influencia de cerca de 5 millones de habitantes, innovación y calidad en la prestación de servicios, su vasta gama de atracciones culturales, históricas, de esparcimiento y entretenimiento aliados a la posición geográfica privilegiada en el mapa brasilero (la ciudad está a 434 km de Rio de Janeiro, 586 km de São Paulo y a 716 km de la capital, Brasilia).

Acostumbrados con su posición de destaque en el escenario nacional en lo que se refiere a su patrimonio histórico, arquitectura, artesanías, música, danza, artes plásticas, y gastronomía, la vida cultural de Belo Horizonte es una atracción aparte. Con aproximadamente 18,6 mil bares y restaurantes, la hospitalidad del belo-horizontino y su tradicional gastronomía minera quedan a la vuelta de la esquina. Literalmente… Para las compras, la atención se centran en el Mercado Central y sus casi 400 tiendas, para la región de la Savassi y para los polos de moda de Barro Preto, Prado y Lourdes.

Además de la proximidad de Belo Horizonte con ciudades históricas y patrimonios de la humanidad – paseos casi obligatorios para quien visita Minas Gerais – la jornada cultural no pode dejar de incluir una pasada pelo Inhotim, complejo artístico e paisajístico que abriga una de las mayores colecciones de arte contemporánea do Brasil, considerado aún como el museo más grade a cielo abierto de América Latina.

En tiempos de economía creativa Belo Horizonte también se ha destacado en el desarrollo de nuevos negocios. Áreas como tecnología de información, comunicación e startups, biotecnología, salud y excelencia médica, cervezas artesanales, diseño y moda pasaron a tener la ciudad como referencia – con numerosas empresas creadas en la región que ya han dado fama nacional e internacional para sus marcas y creadores.

Sea cual sea el motivo de su visita, venga a vivir con entusiasmo nuestra historia y lleve en la maleta la nostalgia de un Bellísimo Horizonte.